Deportes

Así se repusieron los Medias Rojas de Boston al COVID-19, para soñar con la Serie Mundial

El equipo de la MLB está a un paso de instaurarse en la pelea por el título, tras ir ganando la Serie de Campeonato 2-1 a los Astros de Houston.

Los Medias Rojas de Boston tuvieron malas noticias en agosto del presente año, cuando se confirmó que varios jugadores de la institución habían dado positivo a coronavirus.

De hecho, en pleno partido ante los Ray de Tampa Bay, el manager de Boston, Alex Cora, mandó llamar a su campocorto, Xander Bogaerts, para informarle que tenía que abandonar el cotejo, tras la llegada de los exámenes de COVID-19.

Esto fue un golpe fulminante para el grupo, ya que Bogaerts es el corazón y el ama del equipo, lo que significaba una baja sensible en todo sentido.

Y es que, cada que Xander se aparece por las instalaciones, es el tipo que saluda a todos con una sonrisa. De hecho, cuando los resultados no son positivos, es quien saca la cara por sus compañeros y los anima a seguir adelante.

Por ende, su ausencia simbolizaría una perdida importante, sobre todo, porque se venía la segunda mitad de la temporada.

La salida de Bogaerts era la estocada final, pues ya eran siete atletas contagiados, por lo que el futuro no lucía nada alentador para la franquicia.

Ese momento significó un antes y después en el año para los Medias Rojas, ya que estaban en la pelea por un lugar de comodín, mirando de reojo lo que hacían los Yankees de Nueva York, Blue Jays de Toronto, Marineros de Seattle, así como los Athletics de Oakland.

Desde el 27 de agosto hasta el 12 de septiembre, Boston perdió a una docena de elementos, que fueron saliendo uno a uno por los estragos del COVID-19.

Todas las noches de partido fueron una tortura, ya que presentar a un equipo completo era un reto, por lo que pensar en playoffs era una verdadera hazaña.

Ahora que los Medias Rojas están instalados en la Serie de Campeonato, miran todo como un aprendizaje, que los ayudó a madurar para colocarse en esta instancia.

Incluso, varias fuentes cercanas al interior del equipo, confesaron que los jugadores no seguían muchas de las reglas impuestas por la situación sanitaria.

Por ello, ir perdiendo elementos en el camino ayudó a cambiar la mentalidad, enfoncarse en las normas y seguir adelante para soñar con la Serie Mundial.

Los protocolos cambiaron, el uso de mascarilla fue obligatorio, además, las reuniones técnicas se hicieron en espacios más abiertos, mientras que las pruebas se modificaron y diario los jugadores eran sometidos a ellas.

Con la plantillla completa, Bostón revirtió la situación y consiguió el comodín en el último día de la temporada regular.

A estas alturas del campeonato, los Medias Rojas están con la serie 2-1 a su favor ante los Astros de Houston, con la oportunidad conseguir una victoria más y soñar más que nunca con la Serie Mundial.

“Hubo muchos momentos a finales de septiembre, en los que podrían haber doblado la capa y no lo hicieron. Algo de eso tiene que ver con unirse y hacer que suceda. Después de ese golpe bajo ante Tampa, todo fue encontrar un camino, algo de eso construyó resiliencia y la capacidad de seguir adelante, tuvimos que recibir algunos golpes para salir adelante”.

—  Chaim Bloom, director deportivo de los Medias Rojas de Boston, en entrevista para ESPN
Tags

Lo Último


Te recomendamos