Estilo de Vida

No importa el dinero: las claves de los expertos para tener un cerebro más feliz

Estos cambios de conducta marcarán un antes y después en tu tranquilidad.

Claves para tener un cerebro más feliz

Aunque existe el eterno debate sobre si la felicidad está relacionada con el dinero, expertos en neurociencia han investigado con qué se conforma un cerebro feliz y detectaron ciertos hábitos que nos ayudan a vivir una vida en bienestar.

Por supuesto que tener buenas finanzas nos da tranquilidad, comodidad y muchas posibilidades, pero hay ciertas conductas que no cuestan ni un dólar y nos pueden dar mucha satisfacción en el día a día.

Claves para tener un cerebro feliz, según la ciencia

Ser amables con uno mismo

No significa que dejemos de ser autocríticos y no nos empujemos a luchar por nuestros sueños, sino hablarnos de una manera menos destructiva y sin tanta dureza y evitemos elevar la presión que ponemos sobre nuestros hombros.

Hay que dosificar ese nivel de exigencia con el que nos medimos, así como las comparaciones y el autoflagelo constante por errores que quedamos en el pasado. Vivir en el presente marcará mucho la diferencia.

Evitar la atención dividida

Precisamente, de eso parte este punto, que es una de las claves del mindfulness. Esto es, dejar de enfocar nuestra mente en lo que pasó y no podemos cambiar o llenarnos de ansiedad pensando en el futuro y cómo haremos las cosas.

Esto solo produce insatisfacción, un elevado nivel de ansiedad y que no podamos concentrarnos o disfrutar lo que estamos haciendo. “La cantidad de información que nos llega por segundo es tan grande que provoca, a nivel cerebral, lo que llamamos la “atención dividida”, asegura Telva.

Relacionarnos con la gente correcta

De acuerdo con el mismo medio, “prestar atención a una persona o situación negativa deja secuelas de varias horas en ti”, así que imagínate el fuerte impacto que genera juntarte a diario con personas tóxicas, pesimistas, envidiosas, entre otros.

Se produce “un fenómeno que se llama la “sincronización de fase intercerebral”, es decir, que los cerebros se sincronizan y se contagian. Hay una comunicación entre los cuerpos más allá de la palabra. No deberíamos dar poca importancia a las personas de las que nos rodeamos ni a quiénes somos nosotros mismos porque todos contribuimos biológica y mentalmente a la sociedad que estamos construyendo”, afirman.

Tags

Lo Último


Te recomendamos