Estilo de Vida

Conoce las tres condiciones que Lady Di le puso a Carlos para darle el divorcio

La fallecida “reina de corazones” no cedió. Carlos le fue infiel desde siempre. Ella no se apartaría tan fácilmente.

A inicios de los 90, colapsó esta relación

Todos sabemos que la tormentosa relación conyugal de Lady Diana y el entonces príncipe Carlos se conocía solo por impresos cercanos al palacio real, la televisión y revistas del corazón.

Pero con el paso de los años y a pesar de que ya Diana murió, esta intrigante historia sigue siendo una delicia para seguir difundiendo a millones de nuevas audiencias en las redes sociales.

Con la serie The Crown en Netflix y la muerte de la Reina Isabel II, la curiosidad por saber más secretos de este escándalo real se sigue acrecentando.

Lady Diana y Carlos nunca tuvieron una relación armónica

El poder de Diana

Lady Di padecía una constante infidelidad de su esposo Carlos con Camila Parker Bowles, quien también era casada y con hijos. Su romance venía de sus tiempos de la adolescencia. En aquella época eran muy afines, pero por convencionalismos de la corona querían para Carlos a una jovencita de cuento de hadas, alguien grácil y que asumiera con total sumisión sus deberes dentro de la familia real.

Diana parecía hecha a la medida, pero pocos sabían de su discreta determinación, de su personalidad rebelde y auténtica, además de un carisma que de inmediato empañó a su esposo y a la propia reina en muchas ocasiones.

Al comienzo ella estaba enamorada, pero esas ilusiones se desmoronaron al saber cuál era su verdadero papel en la casa real. Es bueno recordar que solo coincidió unas 12 veces con Carlos antes de comprometerse y que ese período fue de tan solo 1 año, tal como reseñó Vogue.

A inicios de los años 90 la relación colapsó

Tras su mediática boda tuvo a sus dos hijos, William y Harry, pero eso no fortaleció su matrimonio, por el contrario, Carlos estaba resuelto a cumplir con sus obligaciones como heredero al trono y amar a otra mujer que no era Diana.

Es por ello que, una vez asfixiada su situación conyugal, es la propia reina Isabel la que conmina a su hijo a poner fin a un “matrimonio por conveniencia”, pero Diana se aseguró con su abogado Anthony Julius de poner ciertas condiciones para poder firmar el divorcio.

Tres condiciones

Por dignidad, Diana no quería salir de la familia real por la puerta de atrás. Ella no había faltado, por eso se sentía en la propiedad para exigir algunos derechos, como por ejemplo, el de mantener el título real como princesa de Gales, citó Terra.

Esa es la explicación por la cual a Lady Di la seguían tratando como parte de ese exclusivo círculo, incluso era invitada a todos los eventos de Palacio.

La segunda condición no sería negociable, y tenía que ver con su presencia como tutora principal de sus dos hijos, sin limitaciones de ningún tipo pese a que se trataba, para ese entonces, del tercer y cuarto heredero en la línea de sucesión al trono británico.

También se supo que su tercera condición fue mantener como su sitio de residencia el palacio de Kensington, ya que en ese lugar crecieron sus hijos y era su estancia preferida.

Contenido relacionado

Mujer sufre de acoso durante su trabajo como Uber

Resuelve este test sobre parejas y descubre aspectos de tu relación

Tags

Lo Último


Te recomendamos