Mundo

California presenta plan contra uso de combustibles fósiles

SACRAMENTO, California, EE.UU. (AP) — Las nuevas casas que se construyan en California a partir de 2026 deberán funcionar con hornos, estufas y otros electrodomésticos totalmente eléctricos si California pretende cumplir sus ambiciosos objetivos en materia de cambio climático en las próximas dos décadas, según un plan estatal de reducción de contaminación publicado el martes.

El plan de trabajo del Consejo de Recursos del Aire de California (CARB, por sus siglas en inglés) fija el camino para lograr la “neutralidad del carbono” en 2045, esto es, que se elimine del aire la misma cantidad de carbono que la que se emite. El calendario del estado es uno de los más ambiciosos del país; Hawai tiene un objetivo similar y otros estados tienen un plazo hasta 2050.

California podría alcanzar sus objetivos con una drástica transición que elimine los combustibles fósiles que utilizan los coches, camiones, aviones, barcos, hogares, empresas y otros sectores de la economía.

Los miembros del consejo recomiendan que el estado reduzca el uso de petróleo y gas en un 91% para 2045 y que utilice tecnología para capturar y almacenar las emisiones de carbono del resto de las fuentes.

El plan fue elaborado por el personal del CARB y no es definitivo; se iniciará un proceso de comentarios públicos, y los designados políticos que integran el órgano decidirán en última instancia si se realizan cambios.

Para poner en marcha las distintas políticas, el poder legislativo u otros organismos reguladores tendrían que estar de acuerdo.

La Comisión de Energía de California, por ejemplo, se encarga de establecer los códigos de construcción.

Sin embargo, los funcionarios estatales dijeron que el documento supone un paso importante para California y el resto de la nación. California es el estado más poblado de Estados Unidos y tiene la quinta economía más grande del mundo si se compara con otras naciones.

Este poder económico significa que las decisiones políticas del estado pueden impulsar cambios importantes en las empresas, y otros estados suelen seguir el ejemplo de California en materia de política climática.

“Cuando sea definitivo, este plan servirá de modelo para otras economías industriales de todo el mundo”, dijo Jared Blumenfeld, secretario de la Agencia de Protección Ambiental de California.

Pero ni los defensores de la justicia ambiental ni la industria petrolera estaban contentos. Los grupos ecologistas criticaron el plan por depender de tecnologías de captura de carbono, las cuales, según ellos, permiten que las refinerías de petróleo, las cementeras y otras industrias sigan contaminando en los barrios desfavorecidos. También señalaron un elemento del plan poco mencionado que prevé la ampliación de la capacidad de gas natural.

“Cuando deberíamos estar planificando la eliminación de los combustibles fósiles, nuestros principales reguladores del aire están organizando una expansión masiva de las sucias termoeléctricas a gas”, dijo en un comunicado Ari Eisenstadt, director de la campaña de Regenerate California.

Este grupo es una alianza entre la Alianza de California por la Justicia Ambiental y la organización ambiental Sierra Club, que aboga por la energía limpia.

La Asociación del Petróleo de los Estados del Oeste (WSPA), por su parte, dijo que el plan significará más “prohibiciones, mandatos y regulaciones costosas”.

“Obligar a la gente a elegir ciertos trabajos, ciertos coches, ciertas casas y ciertas horas para usar la energía está fuera de sintonía con el modo de vida del común de la gente”, dijo la presidenta de la WSPA, Catherine Reheis-Boyd, en un comunicado.

Cambiar la forma en que se alimenta de energía a los edificios y a los medios de transporte es el centro del plan del CARB.

Propone que el estado obligue a todos los nuevos hogares a tener aparatos eléctricos a partir de 2026 y a las nuevas empresas en 2029.

En el caso de las viviendas existentes, el 80% de los electrodomésticos debería ser eléctrico en 2030 y el 100% en 2035. Esto ayudaría a garantizar la transición de los electrodomésticos en los hogares más viejos cuando los propietarios necesiten actualizarlos.

El transporte, por su parte, es la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero del estado. El estado ya está en vías de exigir que todos los autos nuevos que se vendan sean de cero emisiones para 2035. El plan también recomienda que todos los camiones vendidos sean de cero emisiones para 2040, que el 10% de la demanda de combustible de los aviones se satisfaga con hidrógeno o baterías para 2045, que el 100% de los camiones de reparto sean de cero emisiones para 2035 y que el 100% de los trenes de pasajeros vendidos sean de cero emisiones para 2030.

El plan supondría una nueva e importante demanda en la red eléctrica, lo que obligaría al estado a ampliar rápidamente las opciones de energía solar y almacenamiento, así como la infraestructura de hidrógeno, incluidos los oleoductos.

Tags

Lo Último


Te recomendamos