Mundo

Ciencia.-Primera evidencia de la migración anual de un animal extinto

Por primera vez, un equipo de paleontólogos ha podido documentar la migración anual por tierra de un individuo de una especie extinta.

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Hace unos 13.200 años, un mastodonte macho errante murió en una sangrienta batalla de la temporada de apareamiento con un rival en lo que hoy es el noreste de Indiana, a unos 160 kilómetros de su territorio natal, según el primer estudio que documenta la migración anual de un animal individual de una especie extinta.

El adulto de 8 toneladas, conocido como mastodonte de Buesching, murió cuando un rival le perforó el lado derecho del cráneo con la punta de un colmillo, una herida mortal que se reveló a los investigadores cuando se recuperaron los restos del animal en una granja de turba cerca de Fort Wayne en 1998.

El noreste de Indiana era probablemente el lugar preferido de apareamiento en verano para este solitario animal, que hizo el viaje anualmente durante los últimos tres años de su vida, aventurándose hacia el norte desde su hogar en la estación fría, según el estudio, publicado en línea en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

El estudio también muestra que el mastodonte de Buesching pudo haber pasado tiempo explorando el centro y el sur de Michigan. "El resultado único de este estudio es que, por primera vez, hemos podido documentar la migración anual por tierra de un individuo de una especie extinta", explica en un comunicado el paleoecólogo de la Universidad de Cincinnati Joshua Miller, primer autor del estudio.

"Utilizando nuevas técnicas de modelado y un potente conjunto de herramientas geoquímicas, hemos podido demostrar que los grandes mastodontes machos como el Buesching emigraban cada año a los lugares de apareamiento", añade.

El paleontólogo de la UM (Universidad de Michigan) y codirector del estudio, Daniel Fisher, participó en la excavación del mastodonte hace 24 años. Posteriormente, utilizó una sierra de cinta para cortar una fina placa longitudinal del centro del colmillo derecho del animal, de 9,5 pies de longitud y con forma de plátano, que es más largo y está mejor conservado que el izquierdo.

Esa placa se utilizó para los nuevos análisis isotópicos y de historia vital, que permitieron a los científicos reconstruir los patrones cambiantes de uso del paisaje durante dos períodos clave: la adolescencia y los últimos años de la edad adulta. Según los investigadores, el mastodonte de Buesching murió en una batalla por el acceso a sus parejas a la edad de 34 años.

"Ese colmillo tiene toda una vida por delante", destaca Fisher, que ha estudiado a los mastodontes y mamuts durante más de 40 años y ha ayudado a excavar varias docenas de estos parientes extintos del elefante.

"El crecimiento y el desarrollo del animal, así como su historia de cambios en el uso de la tierra y en el comportamiento, todo ello queda plasmado y registrado en la estructura y la composición del colmillo", añade Fisher, profesor de ciencias de la tierra y del medio ambiente, profesor de ecología y biología evolutiva y conservador del Museo de Paleontología de la UM.

Los análisis del equipo revelaron que el área de distribución original del mastodonte de Buesching se encontraba probablemente en el centro de Indiana. Al igual que los elefantes actuales, el joven macho permaneció cerca de su hogar hasta que se separó de la manada liderada por la hembra cuando era adolescente.

Como adulto solitario, Buesching se desplazaba más lejos y con mayor frecuencia, recorriendo a menudo casi 30 kilómetros al mes, según los investigadores. Además, su uso del paisaje variaba con las estaciones, incluyendo una dramática expansión hacia el norte en una región sólo de verano que incluía partes del noreste de Indiana, el supuesto lugar de apareamiento.

"Cada vez que se llega a la estación cálida, el mastodonte Buesching iba al mismo lugar repetidamente. La claridad de esa señal fue inesperada y realmente emocionante", apunta Miller, que ha utilizado técnicas isotópicas similares para estudiar la migración del caribú en Alaska y Canadá.

En los duros climas del Pleistoceno, la migración y otras formas de uso del paisaje según las estaciones fueron probablemente fundamentales para el éxito reproductivo de los mastodontes y otros grandes mamíferos. Sin embargo, según el nuevo estudio, se sabe poco sobre cómo fluctuaban estacionalmente sus rangos geográficos y su movilidad o cómo cambiaban con la madurez sexual.

Pero las técnicas para analizar las proporciones de varias formas, o isótopos, de los elementos estroncio y oxígeno en los colmillos antiguos están ayudando a los científicos a desvelar algunos de esos secretos.

Los mastodontes, los mamuts y los elefantes modernos, que forman parte de un grupo de grandes mamíferos de trompa flexible llamados proboscídeos, tienen dientes incisivos superiores alargados que emergen de sus cráneos como colmillos. En cada año de la vida del animal, se depositan nuevas capas de crecimiento sobre las ya presentes, dispuestas en bandas claras y oscuras alternadas.

Las capas de crecimiento anual de un colmillo son en cierto modo análogas a los anillos anuales de un árbol, salvo que cada nueva capa del colmillo se forma cerca del centro, mientras que el nuevo crecimiento en los árboles se produce en una capa de células junto a la corteza.

Las capas de crecimiento de un colmillo se asemejan a una pila invertida de cucuruchos de helado, con la hora de la muerte registrada en la base y la hora del nacimiento en la punta.

Los mastodontes eran herbívoros que se alimentaban de árboles y arbustos. A medida que crecían, los elementos químicos de sus alimentos y del agua que bebían se incorporaban a los tejidos de su cuerpo, incluidos los colmillos que crecían y se afilaban con elegancia.

En el estudio recién publicado, los isótopos de estroncio y oxígeno en las capas de crecimiento de los colmillos permitieron a los investigadores reconstruir los viajes del Buesching como adolescente y como adulto reproductivamente activo. Se recogieron 36 muestras de los años de adolescencia (durante y después de la salida de la manada matriarcal), y 30 muestras de los últimos años de vida del animal.

Se utilizó una diminuta broca, operada bajo el microscopio, para moler medio milímetro del borde de las capas de crecimiento individuales, cada una de las cuales abarcaba un periodo de uno a dos meses de la vida del animal. El polvo producido durante este proceso de molienda se recogió y se analizó químicamente.

Las proporciones de isótopos de estroncio en el colmillo proporcionaron huellas dactilares geográficas que se compararon con ubicaciones específicas en mapas que mostraban cómo el estroncio cambia a través del paisaje. Los valores de los isótopos de oxígeno, que muestran pronunciadas fluctuaciones estacionales, ayudaron a los investigadores a determinar la época del año en que se formó una capa específica de colmillos.

Dado que tanto las muestras de estroncio como las de isótopos de oxígeno se recogieron en las mismas capas estrechas de crecimiento, los investigadores pudieron llegar a conclusiones específicas sobre el lugar al que el Buesching se desplazó durante diferentes épocas del año y la edad que tenía cuando hizo cada viaje.

A continuación, los datos isotópicos de los colmillos se introdujeron en un modelo de movimiento espacialmente explícito desarrollado por Miller y sus colegas. El modelo permitió al equipo estimar la distancia a la que se desplazaba el animal y las probabilidades de movimiento entre las ubicaciones candidatas, algo ausente en los estudios anteriores sobre los movimientos de los animales extintos.

Tags

Lo Último


Te recomendamos