Mundo

El Barça y UHCR-ACNUR firman su alianza a favor de los niños y jóvenes refugiados

El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, y el alto comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, firmaron este martes en Ginebra una alianza que les unirá en la lucha por los derechos de los niños y jóvenes refugiados y que se reflejará en las camisetas de los equipos masculino y femenino de fútbol.

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Ahora, "por primera vez en la historia", el logotipo de la Agencia de Naciones Unidas figurará en el dorso de las camisetas azulgranas de la temporada 2022/23, "en un gesto que servirá para lanzar al mundo un mensaje solidaridad a favor de los más de 100 millones de personas que se han visto obligadas a huir de sus países", señaló el club culé.

Esta alianza tendrá una duración de cuatro temporadas y su objetivo es principalmente "acercar la causa de los refugiados a los aficionados al fútbol de todo el mundo", mientras que los proyectos a los que la Fundación FC Barcelona apoyará tienen como objetivo "mejorar la vida de los niños, niñas y personas jóvenes refugiadas".

Estos proyectos se focalizarán en educación, salud, e igualdad de oportunidades, con especial mirada a la equidad de género y a la diversidad. Para conseguir algunos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) más relevantes, el deporte se utilizará como herramienta para facilitar la cohesión social de los menores refugiados y desplazados con la población de acogida.

La Fundación del Barça aportará 400.000 euros por temporada para los proyectos conjuntos con UNHCR/ACNUR, que en esta primera temporada tendrán lugar en Colombia, Uganda, Turquía y Malasia, a razón de 100.000 euros por cada uno.

Además, el club catalán realizará donaciones de equipaciones deportivas por un valor de 100.000 euros por temporada y se pondrá a disposición de la iniciativa la experiencia y el conocimiento de los técnicos de su Fundación "para el desarrollo y para la promoción de paz y cohesión social".

En Colombia, el proyecto se centrará en reforzar, a través del deporte, entornos seguros y de protección para niños y jóvenes provenientes de Venezuela y desplazados internos afectados por el conflicto armado; mientras que en Malasia será para mejorar las condiciones de vida de niños, niñas y adolescentes refugiados Rohingya.

En Uganda se llevará a cabo un proyecto de salud, deporte y protección del medioambiente para los jóvenes de los campos de refugiados y de la población local; y, por último, en Turquía, se buscará aumentar la protección, la participación y la inclusión de los niños y jóvenes de diferentes países de procedencia en los campos de Esmirna.

LAPORTA: "ESTAMOS LISTOS PARA JUGAR EL PARTIDO MÁS DIFÍCIL"

Durante el acto, las partes desearon que este acuerdo global actúe "como catalizador del cambio y que otros miembros de la comunidad del fútbol y de la industria deportiva en general se sensibilicen por hacer más para ayudar a mejorar la vida de las personas obligadas a huir de su casa hacia otros países como refugiados o hacia otras zonas de su mismo país como desplazados internos".

"El acuerdo forma parte de las prioridades que el FC Barcelona y su Fundación definieron para esta nueva etapa que tengo el honor de presidir: focalizarse en las personas refugiadas en el mundo, una de las problemáticas más graves que se viven en los tiempos actuales, con 100 millones de personas refugiadas o desplazadas (según datos de ACNUR) ya las que es necesario dar respuesta", subrayó Joan Laporta.

El dirigente, que recordó que esta cifra "se ha visto agravada por la crisis de Ucrania", dejó claro que asumen "frente al mundo un compromiso extraordinario". "Somos conscientes, plena y absolutamente, y de nuevo es el partido más difícil del FC Barcelona, pero estamos listos para jugarlo", indicó.

"Desde nuestra entidad entendemos que nuestro compromiso es que los sueños de los niños y niñas más vulnerables se conviertan en realidad desde la creencia de que todos los niños y jóvenes tienen el derecho a las mismas oportunidades", sentenció.

Por su parte, la directora de la Fundación FC Barcelona, la Doctora Marta Segú, recordó que en la entidad tienen "una sensibilidad social" que provocó que rápidamente entendieran "el poder que tiene el deporte en general y el fútbol en particular para mejorar la vida de niños y niñas".

"Hoy seguimos aquí, confiando en ese poder mágico que tiene el deporte en favor de la educación, la salud, la prevención de la violencia, y la resolución de conflictos, poniéndolo al servicio de uno de los colectivos más vulnerables del mundo como son los menores refugiados", remarcó.

Finalmente, el alto comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, no olvida que "el fútbol lleva alegría a miles de millones de aficionados en todo el mundo" y que "también proporciona una salida transformadora para millones de niños refugiados cada día, ya que promueve un bienestar físico y mental positivo, genera confianza y habilidades, ayuda a mantener a los niños en la escuela y empodera a mujeres y niñas".

"El fútbol también tiene el poder de reunir a todos aquellos que aman este bonito deporte, independientemente de su origen o circunstancia, incluidos los refugiados", sentenció el directivo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos