Mundo

Falta de datos de brote de COVID en China preocupa al mundo

BEIJING (AP) — Las medidas adoptadas por Estados Unidos, Japón y otras naciones para requerir pruebas de coronavirus a los pasajeros procedentes de China reflejan la preocupación a nivel internacional en torno a la posibilidad de que surjan nuevas variantes en el brote explosivo que se está produciendo en el país, y de que el gobierno chino no informe al resto del mundo con la suficiente rapidez.

Hasta ahora, no ha habido reportes de nuevas variantes. Pero dado el historial del país, la preocupación es que China pueda no estar compartiendo datos sobre cualquier signo de evolución de las cepas que pudiera desencadenar nuevos brotes en otros lugares.

Estados Unidos alegó que el alza de casos de coronavirus en China, así como la falta de información, incluida la secuenciación genómica de las cepas del virus en el país, habían motivado su decisión de requerir una prueba negativa a los pasajeros procedentes de la nación asiática.

El primer ministro japonés Fumio Kishida expresó inquietudes similares en torno a la falta de información cuando anunció el requisito de una prueba de coronavirus a los pasajeros que vengan de China hace unos días.

Por otra parte, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus dijo recientemente que la organización necesitaba más información sobre la gravedad del brote en China, en particular de los ingresos hospitalarios y en las unidades de terapia intensiva, "para poder hacer una evaluación exhaustiva del riesgo de la situación sobre el terreno”.

Esas dudas, teñidas de ira, por parte de la comunidad internacional son consecuencia directa del repentino y poco preparado alejamiento del Partido Comunista de sus políticas de línea dura, afirmó Miles Yu, director del Centro para China del Hudson Institute.

"No se puede llevar a cabo la locura de los confinamientos durante un periodo de tiempo tan largo, que estaba condenada al fracaso, y de repente soltar a una multitud de infectados de una China enjaulada al mundo para arriesgarse a nuevas infecciones de potencialmente cientos de millones más en otros países”, dijo Yu en un correo electrónico.

India, Corea del Sur, Taiwán e Italia también han anunciado varios requisitos de pruebas para pasajeros procedentes de China. Por su parte, las autoridades de salud alemanas están supervisando la situación, pero no han tomado medidas preventivas similares.

“No tenemos indicios de que en este brote en China se haya desarrollado una variante más peligrosa que sea motivo para declarar una zona de variante del virus, lo que conllevaría las correspondientes restricciones de viaje”, declaró el portavoz del Ministerio de Salud, Sebastian Guelde.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Mao Ning, declaró la semana pasada que China siempre ha compartido su información de forma responsable con la OMS y la comunidad internacional.

___

Wu informó en Taipéi, Taiwán. Los periodistas de The Associated Press Geir Moulson en Berlín y Liu Zheng en Beijing contribuyeron a este despacho.

Tags

Lo Último


Te recomendamos