Noticias

Atletas delgados y altos pueden destacar frente al calentamiento global

Un estudio revela que los corredores más altos, delgados y de extremidades más largas suelen destacar en las pruebas Ironman que se celebran en climas más cálidos

Atletas

El clima puede determinar diferencias en la forma del cuerpo entre especies de todo el planeta. Y un nuevo estudio relaciona el rendimiento de los atletas con la adaptación al clima.

Según el documento, la era de los atletas profesionales de baja estatura podría estar llegando a su fin, ya que el calentamiento global está favoreciendo a los deportistas más altos y delgados.

Como se explica en la investigación del Dartmouth College de EE.UU., los triatlones como el Ironman representan la resistencia humana, con competidores que recorren casi 150 millas corriendo, nadando y montando en bicicleta en condiciones extenuantes. Pero detrás del entrenamiento y la resistencia, hay reglas básicas de ecología que ayudan a determinar los ganadores mucho antes de que los concursantes dejen la línea de salida.

Recomendados

Ryan Calsbeek, profesor de Ciencias Biológicas en Dartmouth, analizó a casi 200 participantes en el Ironman a lo largo de dos décadas y descubrió que el rendimiento -especialmente en la parte de maratón del evento- puede estar relacionado con lo bien que se adapta el físico de un atleta para eliminar o retener el calor en determinados climas.

El estudio, publicado en la revista PLOS ONE, reveló que los corredores más altos, delgados y de extremidades más largas tendían a destacar en las pruebas Ironman celebradas en climas cálidos, mientras que los maratonianos de complexión más robusta y extremidades más cortas rendían mejor en climas más fríos. Esta ventaja fisiológica se observó en los hombres, pero no en las mujeres.

Según Calsbeek, el estudio es uno de los pocos que relacionan la fisiología humana con las llamadas reglas de Bergmann y Allen, que predicen cómo se distribuyen las especies animales en distintos climas.

“Las personas que intentan conseguir un mejor tiempo personal pueden pensar en los lugares de la carrera y en las temperaturas medias para elegir un lugar basado en cómo su tipo de cuerpo está adaptado para rendir”.

—  Ryan Calsbeek, profesor de Ciencias Biológicas del Dartmouth College, EE.UU.

Llamadas así por los biólogos del siglo XIX Carl Bergmann y Joel Asaph Allen, las reglas dictan que el tamaño corporal total de los animales -así como la longitud y el grosor de sus extremidades- se corresponde con el clima.

Las especies adaptadas al frío tienden a ser más corpulentas, con extremidades más gruesas y cortas para limitar la pérdida de calor, mientras que sus congéneres más esbeltos de climas más cálidos están construidos para mantenerse frescos de forma eficiente.

“Eso sugiere que los patrones globales de temperatura y clima que determinan las diferencias de forma corporal entre las especies de todo el planeta pueden haber moldeado los tipos de cuerpo humano para que tengan el aspecto y el rendimiento que tienen. Estos patrones también pueden influir en el rendimiento en los triatlones Ironman y otros deportes de resistencia”, explica Calsbeek a Metro.

Para llegar a estas conclusiones, Calsbeek examinó a 171 triatletas que compitieron en al menos dos pruebas Ironman -una en un lugar cálido y otra en un clima frío- entre 2001 y 2021. La abundancia de fotos públicas de los eventos Ironman permitió a Calsbeek utilizar un software de escaneado para medir la morfología de los competidores a partir de imágenes de la parte de la competición en bicicleta.

“Los resultados sugieren que los aspirantes a atletas de resistencia deberían elegir lugares con climas en los que su fisiología se adapte de forma natural”, concluyó Calsbeek.

200

concursantes de Ironman a lo largo de dos décadas fueron analizados durante el estudio.

Fisiología y rendimiento de los atletas según el clima:

Climas cálidos

Destacan los corredores delgados y de extremidades largas.

Climas fríos

Destacan los atletas de complexión más pesada y extremidades más cortas.

Entrevista

Ryan Calsbeek

profesor de Ciencias Biológicas del Dartmouth College y autor de la investigación

P: ¿Por qué decidió estudiar la relación entre los competidores de Ironman y el clima?

- Yo mismo llevaba varios años haciendo Ironman y por eso me interesaba la variación del rendimiento. Luego, al enseñar sobre estas reglas ecológicas, empecé a preguntarme si tendrían alguna repercusión en el rendimiento humano.

P: ¿Qué descubrió?

- Como en el caso de las reglas ecológicas, las extremidades más largas y los cuerpos más delgados rinden mejor en climas cálidos que en climas fríos. Y los atletas más corpulentos con extremidades relativamente cortas rinden mejor en climas fríos que en los calurosos.

P: ¿Cómo pueden haber influido los patrones globales de temperatura y clima en los tipos de cuerpo humano?

- La variación del tamaño y la forma del cuerpo humano se ajusta vagamente a los patrones ecológicos más amplios descritos anteriormente, por lo que parece que los seres humanos están adaptados a los climas en los que viven.

P: ¿Cómo podría adaptarse la fisiología humana al clima para optimizar el rendimiento físico?

- Se trata de una gran pregunta. Parte del proceso es la aclimatación (simplemente acostumbrarse al cambio ambiental sin un cambio evolutivo real... como irse a vivir a una altitud y desarrollar más glóbulos rojos). Otros aspectos pueden incluir cambios en las proporciones relativas del tamaño y la forma del cuerpo para gestionar mejor el calor (por ejemplo, las áreas de superficie más significativas en relación con el volumen son mejores para eliminar el exceso de calor).

P: ¿Podría adaptarse la fisiología humana al calentamiento global?

- Tal vez, pero los humanos somos tan buenos modificando nuestro entorno con ropa, casas, aire acondicionado, etc., que en muchos casos la selección natural es una fuerza mucho más débil en este aspecto de la fisiología que en otros organismos.

Tags

Lo Último


Te recomendamos