Mundo

Documentos judiciales sugieren el motivo del allanamiento policial en un periódico de Kansas

El jefe policial que encabezó el allanamiento de las oficinas de un periódico de Kansas afirmó en unos documentos judiciales inéditos que una reportera se hizo pasar por alguien o mintió sobre sus intenciones cuando obtuvo los registros de conducción del propietario de un negocio local.

Sin embargo, la reportera Phyllis Zorn; el editor del Marion County Record Editor, Eric Meyer, y el abogado del periódico dijeron el domingo que no se quebrantó ninguna ley cuando Zorn accedió a un sitio web público del estado para obtener información sobre el operador del restaurante Kari Newell.

El allanamiento llevado a cabo el 11 de agosto y dirigido por el jefe del Departamento de Policía de Marion, Gideon Cody, atrajo la atención internacional a la pequeña ciudad del centro de Kansas, que ahora se encuentra en el centro de un debate sobre la libertad de prensa. La policía se incautó de computadoras, teléfonos personales y un router del periódico, pero todos los objetos fueron liberados el miércoles después de que el fiscal del condado concluyera que no había pruebas suficientes para justificar la acción.

El sábado por la noche, el abogado de Record, Bernie Rhodes, entregó copias de las declaraciones juradas utilizadas en el allanamiento a The Associated Press y a otros medios de comunicación. Los documentos, que no se habían hecho públicos, mostraban que la obtención por parte de Zorn del historial de conducción de Newell fue la fuerza motriz de la redada.

El periódico, siguiendo una pista, comprobó en el sitio web público del Departamento de Hacienda de Kansas el estado del permiso de conducir de Newell en relación con una condena de 2008 por conducir ebrio.

Cody escribió en el afidávit que el Departamento de Hacienda le dijo que quienes descargaron la información fueron la reportera de Record Phyllis Zorn y alguien que usaba el nombre de “Kari Newell”. Cody escribió que se puso en contacto con Newell, quien dijo que “obviamente alguien robó su identidad”.

Como resultado, Cody escribió: “Descargar el documento implicaba hacerse pasar por la víctima o mentir sobre las razones por las que se buscaba el registro”.

Los registros de los permisos son normalmente confidenciales según la ley estatal, pero se puede acceder a ellos en determinadas circunstancias, citadas en el afidávit. El usuario puede solicitar en internet sus propios registros, pero debe proporcionar un número de licencia de conducir y fecha de nacimiento.

Los registros también se pueden proporcionar en otros casos, como a abogados para su uso en un asunto legal; para investigaciones de reclamaciones de seguros, y para proyectos de investigación sobre informes estadísticos con la advertencia de que la información personal no será revelada.

___

Salter informó en O’Fallon, Missouri.

Tags

Lo Último


Te recomendamos