Mundo

Falta de vivienda asequible en Venice Beach inspira activismo y arte

LOS ANGELES (AP) — A medida que más y más amigos y vecinos se encontraban sin viviendas para alquilar en Venice Beach, Judy Branfman comenzó a fotografiar decenas de casas, bungalows y apartamentos que se vendían, renovaban y luego volvían a poner en venta por el doble o el triple del costo.

Branfman comenzó con la vaga idea de que debería documentar el creciente problema de los desalojos y la falta de asequibilidad de la vivienda en su querido barrio del oeste de Los Ángeles. La escritora y activista lamentó que Venice, donde los turistas acuden en masa al famoso paseo marítimo y a Muscle Beach, haya ido perdiendo poco a poco su ambiente históricamente bohemio y se haya convertido en otro enclave para los ricos.

Se corrió la voz sobre su proyecto fotográfico y, a principios de este año, Branfman comenzó a organizar reuniones comunitarias donde los residentes podían compartir sus experiencias con los desalojos que los obligaron a mudarse fuera de la zona y, en algunos casos, a quedarse sin hogar. Algunas personas recitaban poemas. Otros se expresaron a través de pinturas. Y los más académicos comenzaron a recopilar estadísticas sobre vivienda y desalojos.

El plan inicial de Branfman, de simplemente tomar fotografías, culminó en una exposición improbable pero ambiciosa en la que el arte se encuentra con la estadística, titulada “Where Has All The (affordable) Housing Gone?” (¿Dónde se han ido todas las viviendas (asequibles)?), la cual concluyó este fin de semana en la galería Beyond Baroque de Venice, un centro de eventos culturales y activismo que se remonta a finales de la década de 1960.

“La idea era ilustrar el problema, mostrar lo que hemos perdido. Ya sabes, hazlo visual para que la gente entre y se sorprenda un poco y quiera hacer algo al respecto”, dijo Branfman en la galería esta semana.

Venice se convirtió en el centro de la crisis de personas sin hogar en Los Ángeles durante la pandemia de coronavirus, cuando surgieron campamentos en barrios residenciales y en las playas. La segunda ciudad más grande del país tiene 46.000 residentes sin hogar, de entre una población total de 4 millones, según el sondeo más reciente.

El área fue un punto álgido debido a su visibilidad como un hito de la ciudad: el paseo marítimo atrae a unos 10 millones de visitantes por año. El espíritu de vivir y dejar vivir en la artística comunidad playera coexistió siempre con cierto nerviosismo, pero la ampliación de la brecha salarial se ha vuelto cada vez más evidente a medida que las empresas tecnológicas se instalan y se construyen elegantes casas modernas.

Los propietarios de edificios buscan atraer inquilinos con más dinero y los residentes de toda la vida se enfrentan a aumentos de alquiler que abruman sus finanzas. Alrededor del 80% de los inquilinos de bajos recursos de Los Ángeles pagan más de la mitad de sus ingresos para cubrir sus costos de vivienda, según datos publicados esta semana por la organización sin fines de lucro Angeleno Project.

Si bien Los Ángeles está en camino de cumplir ciertos objetivos para viviendas nuevas establecidos por recientes medidas electorales, “la oferta está muy por detrás de la demanda”, encontró el informe.

“Unas 3.500 viviendas corren un riesgo alto o muy alto de perder sus condiciones de asequibilidad, lo que amenaza con dejar a más familias sin hogar”, dice el informe. “La caída significativa en la vivienda asequible que comenzó en 2022 después de COVID-19 continúa con una tendencia a la baja”.

Al ingresar a la exhibición de Branfman, los visitantes se encontraban con sus fotografías en un mapa enorme y detallado que muestra, cuadra por cuadra, muchas de las casi 1.500 unidades de alquiler controlado que, según ella, han desaparecido del mercado inmobiliario en Venice durante dos décadas. En muchos casos, los edificios se vendieron a grandes corporaciones que compran cada vez más propiedades y aumentan los alquileres.

El mapa, y gran parte de la exhibición, atribuye parte de la culpa del problema a la Ley Ellis, una ley de California de 1985 que otorgó a los propietarios amplia autoridad para desalojar a los inquilinos de edificios con alquiler controlado para su reurbanización, y luego ofrecer las mismas unidades en tasas de mercado. Branfman dijo que “Ellis actuó” cuando la desalojaron de un apartamento de Venice en 2003.

“Demasiados inquilinos tienen miedo de defenderse. Y la mayoría no sabe cuáles son sus derechos según la ley”, dijo. Incluso cuando los inquilinos presentan quejas contra los propietarios, dijo, la ciudad muy rara vez procesa las reclamaciones.

En la pared opuesta al mapa hay un poema en verso libre compuesto de citas sobre por qué muchos inquilinos tienen miedo de enfrentarse a los propietarios, tales como: “No quiero problemas” y “Mis vecinos son indocumentados y tienen miedo de que si dicen algo serán atacados”.

Arriba hay pinturas y figuras de técnica mixta que la artista Sumaya Evans llama “muñecas de dignidad”. Evans, que estuvo sin hogar en Venice durante años antes de encontrar vivienda recientemente, dijo que crear arte le dio un sentido de autoestima cuando vivía en las calles.

“Te acostumbras a que te ignoren por ser una mujer sin hogar. La gente no te ve cuando estás afuera”, dijo. “Y ser parte de un proyecto como este, ser parte de una comunidad, es muy sanador”.

Branfman y otros activistas de la vivienda tienen la esperanza de que se produzca un cambio en las elecciones de 2024. Una iniciativa que se presentará ante los votantes ampliaría el control local al revocar una ley de 28 años de antigüedad que prohíbe el control de alquileres en viviendas unifamiliares, condominios y unidades de alquiler construidas después de 1995.

Tras la clausura de la exhibición el sábado, Branfman espera encontrar un hogar para algunas de las instalaciones en una biblioteca o universidad. La mayor parte vivirá virtualmente en su página de Instagram.

“El resto estará expuesto en mi apartamento”, se ríe.

Tags

Lo Último


Te recomendamos