Mundo

Fuerte tormenta invernal azota a Nueva Inglaterra

BOSTON (AP) — Una fuerte tormenta invernal azotó a Nueva Inglaterra con nieve y lluvia helada, obligando a los residentes a despejar calles y aceras llenas de nieve.

Regían advertencias de clima inclemente por todo el noreste de Estados Unidos, y el hielo sobre las carreteras más al sur, hasta Carolina del Norte, tornaban peligroso el tránsito.

Al mismo tiempo, en el oeste de país, una tormenta arrojó gran cantidad de nieve sobre la Sierra Nevada, obligando a cerrar carreteras y dejando a miles de habitantes de Reno, Nevada, sin electricidad.

Más de 13.000 clientes seguían sin electricidad en California el domingo en la mañana.

Algunas comunidades de Massachusetts ya habían recibido casi 30 centímetros (un pie) de nieve para el domingo en la mañana, según el Servicio Meteorológico Nacional. Más de 16.000 clientes estaban sin electricidad en ese estado.

La acumulación de nieve en las zonas costeras era un poco menor, y Boston reportó apenas unos cuantos centímetros. Pero se pronostica que seguirá nevando durante el día y en algunas zonas habrá más de 30 centímetros (un pie) de nieve.

La tormenta afectó a Maine, donde algunas localidades reportaron hasta 30 centímetros (un pie) de nieve, e incluso más en el sur de Nueva Hampshire y el sudoeste de Maine. Además, se vaticinan vientos de hasta 56 kilómetros por hora (35 millas por hora). Se prevé una acumulación entre moderada y densa en Vermont, para acumulación total de entre 15 y 30 centímetros (6 y 12 pulgadas).

El servicio meteorológico dijo que “una fuerte tormenta invernal” continuará hasta la tarde del domingo, con nieve en Nueva Inglaterra y tanto lluvia como lluvia gélida en el centro de las Montañas Apalaches.

En la ciudad de Nueva York mayormente solo llovió, pero las regiones al norte y oeste recibieron varios centímetros (pulgadas) de nieve para el domingo en la mañana. El poblado de Millbrook, condado Dutchess y a unos 120 kilómetros (75 millas) de la ciudad de Nueva York, recibió 30 centímetros (un pie) de nieve. Port Jervis, en el condado Orange, recibió 33 centímetros (13 pulgadas).

La gobernadora del estado de Nueva York Kathy Hochul indicó el sábado que se prevé que unas dos terceras partes del estado recibirán unos 20 centímetros (8 pulgadas) de nieve o más, aunque “no en las zonas más pobladas del estado más al sur, en Long Island y la ciudad de Nueva York”.

“Será la primera tormenta invernal importante del año y estamos listos para ella”, dijo Hochul al canal Spectrum News.

Al oeste, regía una advertencia de tormenta invernal en Sierra Nevada, desde el sur del Parque Nacional Yosemite hasta más al norte en Reno, donde se vaticinaban 51 centímetros (20 pulgadas) de nieve por la zona de Lake Tahoe y vientos de 160 kph (100 mph) en las zonas altas.

La Patrulla de Carreteras de California informó que varios accidentes viales obligaron a cerrar la carretera I-80 por varias horas desde el oeste de Truckee, California, a la zona limítrofe con Nevada justo al oeste de Reno.

El servicio meteorológico dijo que durante la noche el sistema lanzará más nieve y lluvia antes de desplazarse al centro y sur de California, y de allí al sudoeste y el sur de las Montañas Rocosas.

Se prevé que el sistema climático en el noreste pase sobre la costa oriental del país a lo largo del fin de semana.

El servicio meteorológico reportó 30 centímetros (un pie) de nieve en partes del condado Monroe de Pensilvania y más de 28 centímetros (11 pulgadas) en Jim Thorpe, igual que en el condado Sussex de Nueva Jersey.

Aunque las autoridades levantaron algunas restricciones el domingo, seguían advirtiéndole a los conductores sobre las condiciones resbaladizas en las carreteras debido al hielo, especialmente en el sudeste de Pensilvania y el norte de Nueva Jersey.

En Massachusetts y partes de Rhode Island, el servicio meteorológico lanzó una advertencia de tormenta invernal desde las 4 p.m. del sábado hasta las 1 a.m. del lunes, con acumulación de nieve de entre 15 y 30 centímetros (6 y 12 pulgadas) y vientos de hasta 56 kph (35 mph).

La alcaldesa de Boston, Michelle Wu, dijo que la ciudad se está preparando para la tormenta, pero no prevé que pase a mayores, y que probablemente no afectará tanto a la ciudadanía porque cayó justo en fin de semana.

Cayó hielo la madrugada del sábado en el oeste de Carolina del Norte y el sur de Virginia, desde una delgada capa hasta una de 6,4 milímetros (un cuarto de pulgada).

Se prevé otra tormenta en la noche de martes a miércoles en el noreste del país. La tormenta podría lanzar más agua sobre terrenos saturados, por lo cual se temen inundaciones y vientos capaces de derribar árboles y cables eléctricos.

___

Contribuyeron a esta nota los corresponsales Ron Todt en Filadelfia y Carolyn Thompson.

Tags

Lo Último


Te recomendamos