Mundo

Niño de 11 años asesinado en un tiroteo escolar en Iowa era un chico alegre, dice su madre

DES MOINES, Iowa, EE.UU. (AP) — Ahmir Jolliff salió corriendo de su casa en Perry la mañana del jueves, impaciente por ver a sus amigos en el primer día de regreso a clases tras las vacaciones de invierno.

Era el Ahmir de siempre, conocido en su casa como “Smiley”, un torbellino de alegría de 11 años. Dejaba un baúl de juguetes abierto en el jardín para que cualquiera pudiera jugar con ellos, relata su madre. Le encantaba el fútbol, tocaba la tuba y cantaba en el coro. Tenía la costumbre de tocar a la gente en el hombro y preguntarles cómo les había ido el día.

Ahmir fue asesinado el jueves, incluso antes de que empezaran las clases, cuando un estudiante de 17 años de la escuela secundaria Perry abrió fuego en la cafetería. El alumno de sexto grado recibió tres disparos, dijeron las autoridades. Otras siete personas, entre ellas el director de la escuela, dos miembros del personal y cuatro estudiantes, resultaron heridas antes de que el perpetrador se quitara la vida de un disparo.

La madre de Ahmir, Erica Jolliff, dijo que esa mañana su hijo no veía la hora de llegar a la escuela y salió minutos antes que su madre y su hermana, quien cursa el noveno grado. Poco después Jolliff buscaba a sus hijos por las calles cuando las autoridades llegaron a toda velocidad a la ciudad y bloquearon el acceso al complejo tras el tiroteo. Encontró a su hija ilesa. Pero no pudo localizar a Ahmir.

“Tenía la sensación de que seguía en el edificio”, dijo.

Jolliff se mostró horrorizada al escuchar que los amigos de Dylan Butler, de 17 años, a quien la policía ha identificado como el autor de los disparos, afirman que fue acosado durante años y que los profesores y directores de la escuela no hicieron nada para protegerle.

“Enviamos nuestras condolencias a la familia de Dylan. Están en nuestras oraciones y también sentimos mucho su pérdida”, dijo en una entrevista la noche del viernes con The Associated Press.

Una roca situada en el exterior de la escuela fue pintada de nuevo, el sábado, con el color de la escuela, azul brillante, en honor de Ahmir. La roca, que anteriormente había sido pintada de blanco, ya se había convertido en un lugar conmemorativo donde la gente dejó osos de peluche y flores.

El tiroteo se produjo poco después de las 7:30 de la mañana del jueves, minutos antes de que comenzaran las clases en el primer día tras las vacaciones de invierno. El portavoz de la División de Investigación Criminal de Iowa, Mitch Mortvedt, dijo a la AP que el tiroteo comenzó en la cafetería, donde los estudiantes de varios grados estaban desayunando, y luego se extendió fuera de la cafetería, pero se contuvo en el extremo norte de la escuela.

___

El periodista de The Associated Press Ryan J. Foley contribuyó a este despacho desde Iowa City, Iowa.

Tags

Lo Último


Te recomendamos