Noticias

Emma Stone: “Incluso cuando fue un día de rodaje difícil, siempre es un regalo”

La actriz estadounidense se sentó con Metro para charlar sobre el thriller de comedia negra satírica estadounidense ‘The Curse’ y la comedia negra de fantasía científica ‘Poor Things’.

Emma Stone en The Curse

La serie ‘The Curse’ (La lamdición), cocreada y coprotagonizada por Nathan Fielder, Emma Stone y Benny Safdie, es absolutamente impredecible. Con un guión directo, a diferencia de los programas de bromas y metaexperimentos sociales de Fielder, la serie es una especie de thriller psicológico con un elemento de terror, animado por los temas y neurosis típicos de Fielder. ‘The Curse’ es un esfuerzo ambicioso, diseñado para golpear a los espectadores con temas como la gentrificación, el racismo, la aprobación cultural y la fachada cínica que muchas personas presentan y que apenas se ajusta a su realidad.

Encabezando el reparto, la actriz Emma Stone interpreta a Whitney, una mujer cautivada por un falso altruismo que utiliza para promocionarse. Pero no es el único personaje que interpreta este año. Stone también aparece en la película ‘Poor Things’, del cineasta griego Yorgos Lanthimos. Vencedora en los Critics Choice Awards, opta a su cuarta candidatura a los Oscar.

P: ¿Por qué decidiste encabezar la serie de televisión ‘The Curse’?

- Conozco a Nathan (Fielder) desde hace un par de años, y me dijo: “¿Puedo hablarte de una idea que tiene Benny (Safdie) para un proyecto?”. Y le dije: “Por supuesto, me apunto”. Creo que ‘The Curse’ es fascinante, y es el papel más desafiante que he interpretado nunca.

P: Ahora que has rodado esta serie con una narrativa muy original, ¿cómo describirías la experiencia?

- Ben y Nathan tienen mucha experiencia trabajando con actrices en el pasado. Para mí, fue especial ver cómo trabajan Benny y Nathan. Y luego, trabajar con no actores fue increíble porque me dio mucha libertad. Como actriz, no quería parecer falsa, y cuando te sientes cómoda en un papel, puede parecer falso, sobre todo con gente que improvisa.

P: Sin estropear la historia, ¿puedes compartir tu forma de entender este personaje?

- Whitney, mi personaje, es creado totalmente por su entorno en cada momento. No hay nada que se pueda rastrear en ella. Hace cosas buenas a cualquier persona que tenga delante. En realidad, es simpática, pero no es buena.

P: Este es un gran año para ti. Parece que disfrutas colaborando con Yorgos Lanthimos. ¿Hay algo específico que él haga que saque lo mejor de tu trabajo?

- Cuando terminamos ‘The Favorite’, empezamos a hablar de otras cosas, y fue entonces cuando me mencionó ‘Poor Things’. Creo que nos queremos de verdad. Creo que nos entendemos y nos llevamos muy bien. Pero creo que ambos nos tenemos mucho respeto y admiración por el otro y por lo que hacemos. Y siento que puedo confiar plenamente en él como director y colaborador, y eso es tan raro como actor, poder entregarte totalmente y saber que te protegen de esa manera y que protegen la historia. Podemos reírnos el uno del otro, podemos pelearnos, y podemos tener una relación legítima, lo cual es increíble, y por eso creo que me encanta trabajar con él una y otra vez.

“Me da mucha vergüenza cuando los actores dicen que su trabajo es duro. Porque me parece humillante”.

—  Emma Stone, actriz estadounidense.

P: El papel de Bella en ‘Poor Things’ es complejo, desde una mente infantil en un cuerpo adulto hasta una mujer que se libera con un espíritu liberal y feminista. ¿Cómo te preparaste para el papel?

- Simplemente intentando quitarme todo el juicio y la vergüenza posibles, porque creo que era más un deshacer que un hacer. Obviamente, el físico y el lenguaje y todo eso fue algo en lo que trabajamos bastante porque lo necesitábamos, y necesitábamos entender su puesta en escena a medida que avanzaba la película, y avanzaba la historia. Pero, más que nada, era como dejar ir las cosas, porque Bella es pura alegría y curiosidad y no tiene vergüenza ni trauma. Y es difícil encontrar un adulto que no haya pasado por cosas y tenga, ya sabes, ciertas respuestas pavlovianas a ciertas cosas o ciertos juicios sobre sí mismos o sobre los demás. Ese fue el gran regalo de interpretarla. Vive en un lugar de descubrimiento. Creo que esa fue la mayor parte de mi preparación para interpretarla.

P: ¿Qué recursos interpretativos o influencias utilizaste para crear un personaje tan singular?

- Trabajé en todo esto con Yorgos, y también con actores increíbles. Fue increíble. Cuando trabajas con estos actores, sientes que puedes estar en la escena y ser libre. El personaje no se parece a nada... Creo que fue más intuitivo y yo sólo intentaba basarme en lo que teníamos en cuanto a la historia y la evolución y los encuentros que tiene, así como los entornos en los que se encuentra.

P: En esta película se habla del despertar intelectual, emocional y sexual de Bella, que a menudo encuentra la resistencia de los hombres. ¿Qué importancia tenía este aspecto?

- No lo vi sólo como una especie de enfrentamiento entre ella y los hombres. Creo que es su experiencia de todas las facetas diferentes de la vida y del mundo y de las diferentes ciudades, los diferentes entornos y experiencias. No creo que pensara en ello como una relación entre ella y los hombres. Pero todos esos personajes masculinos son fascinantes a su manera y tienen sus propias capas de cómo la experimentan, lo que le ofrecen, lo que le enseñan y lo que ella les enseña.

P: Este es, sin duda, el trabajo más audaz de tu carrera hasta la fecha. ¿Qué te hizo decidirte a correr el riesgo de interpretar un papel tan poco convencional?

- Ni siquiera me lo pensé dos veces. Fue como lo más grande. Es mi personaje favorito de todos los tiempos. Y fue con Yorgos. Yo estaba como, “listo, genial”. No fue una decisión difícil. Me sentí muy afortunada.

P: ¿Podrías hablarnos de la evolución de tu personaje, desde los elementos físicos hasta su mentalidad, y de cómo trabajaste con Yorgos para llegar hasta ahí?

- Sí, lo hicimos de una forma muy lógica. Sólo la puesta en escena con su físico y su lenguaje, y luego el resto. Ni a Yorgos ni a mí nos gusta hablar mucho de la psicología del personaje y de lo que ocurre internamente. El exterior está más o menos ahí, y luego es mi trabajo hacerlo más internamente. Así que eso es lo que hicimos. Analizamos cómo se desarrollaría en estas etapas para que pudiéramos saltar de un día a otro. Y si necesitábamos cambiar dónde estábamos en la historia, sabíamos cómo se desarrollaría. Y entonces, quiero decir, en mi mente, eso es para mí saber y tú lo descubras. Qué estupidez.

P: ¿Cómo describirías el proceso de rodaje de una película tan extraña?

- Es difícil preguntármelo porque me da mucha vergüenza que los actores digan que su trabajo es duro. Porque me parece humillante. Aunque sea (duro)... Dicho esto, claro que algunos días me resulta duro (*risas*), pero no mucho, ya me entiendes. Es muy divertido. Es algo tan alegre y afortunado. Y fue un personaje tan alegre de interpretar que, incluso cuando era un día más difícil o estaba siendo dura conmigo misma o lo que fuera, siempre es un regalo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos