Mundo

Fuga masiva de reos en prisión de Haití tras irrupción de grupo armado

Un manifestante muestra una bandera haitiana durante una protesta para exigir la renuncia del primer ministro del país, Ariel Henry, en Puerto Príncipe, Haití, el 1 de marzo de 2024. (AP Foto/Odelyn Joseph) (Odelyn Joseph/AP)

PUERTO PRÍNCIPE (AP) — Cientos de reclusos huyeron de la principal prisión de Haití luego que un grupo armado irrumpió en las instalaciones penitenciarias durante la noche. Había cinco muertos el domingo.

PUBLICIDAD

La fuga marca un nuevo punto bajo en la espiral descendente de violencia en Haití y ocurre cuando las pandillas toman un mayor control sobre la capital al tiempo que el asediado primer ministro Ariel Henry se encuentra en el extranjero tratando de obtener apoyo para una fuerza de seguridad respaldada por Naciones Unidas para estabilizar el país.

El domingo por la mañana, se podían ver los cadáveres baleados de tres personas cerca de la entrada de la prisión, que estaba abierta de par en par, sin guardias a la vista. En los patios de la cárcel, usualmente hacinados, había sandalias de plástico, ropa y ventiladores eléctricos. En otro vecindario, los cuerpos ensangrentados de hombres, con las manos atadas a su espalda, estaban boca abajo, mientras los residentes pasaban frente a puestos de control de vial erigidos con neumáticos en llamas.

Los agentes que se encontraban dentro de un único vehículo de policía estacionado afuera de las instalaciones se negaron a decir qué había sucedido.

Arnel Remy, un abogado de derechos humanos que dirige una organización sin fines de lucro que trabaja dentro de las prisiones, dijo en X, antes Twitter, que menos de 100 de los casi 4.000 reos recluidos en las instalaciones permanecen tras las rejas.

Entre los que optaron por quedarse se encuentran 18 exsoldados colombianos acusados de trabajar como mercenarios en el asesinato del presidente haitiano Jovenel Moïse en julio de 2021. La noche del sábado, en medio de los disturbios, varios de los colombianos compartieron un video pidiendo urgentemente por sus vidas.

“Por favor, por favor ayúdenos…..Están masacrando la gente indiscriminadamente dentro de la celda”, dijo uno de los hombres, Francisco Uribe, en un video de 30 segundos ampliamente compartido en las redes sociales.

PUBLICIDAD

El domingo, Uribe le dijo a The Associated Press: “No me volé porque soy inocente”.

La cancillería colombiana informó el domingo por la tarde en un comunicado que, tras una gestión diplomática, el gobierno de Haití trasladó a los reclusos colombianos a otras instalaciones,sin precisar el lugar al que fueron llevados.

Colombia pidió se brinde “especial protección a la integridad física y seguridad” de sus connacionales, así como a los funcionarios diplomáticos y consulares y a la sede del Consulado de Colombia en la capital caribeña.

Ante la falta de información oficial, los familiares de los presos se apresuraron a la prisión para tratar de encontrar a sus seres queridos.

“No sé si mi hijo está vivo o no”, dijo Alexandre Jean mientras revisaba las celdas. “No sé qué hacer”.

La violencia parecía ser generalizada. Varios vecindarios reportaron tiroteos.

Hubo reportes de una fuga carcelaria en otra prisión de Puerto Príncipe que tiene unos 1.400 reos. Pandillas armadas también atacaron y vandalizaron el principal estadio de fútbol del país, reteniendo a un empleado como rehén durante horas, indicó la federación nacional de fútbol en un comunicado. En parte del país no había servicio de internet y la principal empresa de telefonía móvil del país, Digicel, dijo que un cable de fibra óptica sido cortado.

En menos de dos semanas, varias instituciones estatales han sido atacadas por pandillas, que están coordinándose entre sí y apuntando a lugares antes impensables como el Banco Central. Después que pandillas dispararon contra el aeropuerto internacional de Haití la semana pasada, la embajada estadounidense dijo que temporalmente suspendía todos los viajes oficiales al país. Como parte de ataques coordinados de pandillas, cuatro policías fueron asesinados el jueves.

El epicentro de la violencia del sábado en la noche fue el Penitenciario Nacional de Haití, donde están detenidos varios cabecillas de pandillas. En medio de los tiroteos, la policía pidió ayuda.

“Necesitan ayuda”, dijo un sindicato que representa a la policía haitiana en un mensaje publicado en las redes sociales con un emoji “SOS” repetido ocho veces. “Movilicemos al ejército y a la policía para evitar que los bandidos entren en la prisión”.

La Policía Nacional de Haití cuenta con aproximadamente 9.000 agentes para brindar seguridad a más de 11 millones de personas, según la ONU. Los agentes suelen verse abrumados y superados en armas por las poderosas pandillas, que se estima controlan hasta el 80% de Puerto Príncipe.

Los enfrentamientos armados suceden en medio de una serie de protestas violentas que se han venido gestando desde hace algún tiempo pero que se tornaron más letales en los últimos días cuando Henry, el primer ministro, viajó a Kenia para salvar una propuesta misión de seguridad en Haití que sería encabezada por ese país de África Oriental. Henry asumió el cargo de primer ministro tras el asesinato de Moïse y ha pospuesto repetidamente los planes para realizar elecciones parlamentarias y presidenciales, que no se han celebrado en casi una década.

Jimmy Chérizier, un exagente de la policía de élite conocido como Barbecue que ahora dirige una federación de pandillas, se atribuyó el aumento de los ataques. Señaló que el objetivo era capturar al jefe de policía y a los ministros del gobierno de Haití e impedir el regreso de Henry.

El primer ministro, neurocirujano de profesión, ha rechazado los pedidos de renuncia y no comentó cuando se le preguntó si sentía que estaban las condiciones para que vuelva Haití.

___

Los periodistas de The Associated Press Joshua Goodman en Miami, Dánica Coto en San Juan, Puerto Rico, y Gabriela Molina, en Bogotá, contribuyeron a este despacho.

PUBLICIDAD

Tags


Lo Último